Como un salchichón

Después de vieja me dio por comer carnes frías y charcutería sabrosa. Y no me da pena reconocer que algunas veces, cuando he almorzado muy tarde, mi salvación antes de acostarme es sacar unas tajadas de jamón o mi nuevo amor: el salchichón cervecero con un buen chorro de zumo de limón.

Esto me dio para pensar que a veces la nevera y las alacenas se nos convierten en un salchichón: todo embutido, apretado, cómodo para la vida, pero con sus peros. La pandemia nos ha dado a muchos la posibilidad de abrir la cabeza y pensar más allá de la zona de confort. Pero para otros, con la suma del teletrabajo y las labores del hogar, llega la matadora cotidianidad en que nos castigan la falta de tiempo y la letal acumulación de tareas, entre ellas darle una vuelta a la alacena y dejar el desorden de bolsitas con cosas que ni nos acordábamos que habíamos comprado.

El exceso de provisiones no precisamente crea abundancia sino que, como dicen las abuelas, guardamos manjares y lloramos pesares, y no está el palo para cucharas como para andar botando la comida a la caneca. Ponerle orden a la alacena hace que encontremos tesoros olvidados, como esas lentejas pardas que había traído de algún viaje y disfrutarlas por fin, o recordar por qué había conseguido esa harina de almendras y hacer con ella una pizza sabrosa y muy saludable.

Frascos por vencerse, encurtidos escondidos en el fondo de la alacena, cafés de origen, piques de todas partes del país, achiotes, laticas, latotas y demás recipientes que gritan ¡cómeme! saltaron en estos días ante mis ojos y han hecho que desempolve recetas que hace mucho no pasaban por mi cocina.

Parte del ejercicio que nos ha ofrecido esta etapa de nuestras vidas es eso, limpiar, aprovechar lo que se tiene y compartir con otros. Lo que quizá atesoramos y nunca usaremos puede traer mucho bienestar a otros, recuerdos y, lo más importante, sonrisas auténticas.

Los invito a que este fin de semana pongan música en la cocina, se armen de trapos y bolsas y, con la mano bien puesta en el considere, hagan el ejercicio de limpiar, revisar y organizar cuanto espacio acumule comida: la nevera, el congelador, la alacena… Van a ver que no se arrepentirán de encontrar cosas ricas para cocinar y hacer espacio para que fluya la buena vibra en sus hogares.

Posdata: No se les olvide lo bueno que es un pedazo de salchichón con pan francés.

#MadamePapita

@ChefGuty para El Espectador. Julio 3, 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s