Madame Papita

Queso holandés; de los Andes

“Colombia late, enamora y sigue moviéndose. Seguimos trabajando y metiéndole el corazón a todo lo que cada uno de nosotros está haciendo. Hace unos días, entrevisté a un holandés que llegó a Colombia a hacer una pasantía en Cali y, a diferencia de las historias de amor con el país que uno presupone, esta tuvo varias particularidades. Tobias Rijnsdorp llegó por razones de su grado del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), buscó y buscó, y así encontró el espacio soñado. Cuento corto: se graduó y decidió quedarse en estas tierras, en nuestros Andes, para construir su sueño con sello colombo-holandés: @queseria_holaandes


#HéroesEnLaVía

Este es un homenaje nacional que enaltece una labor heroica que en silencio nos ha mantenido tranquilos y seguros a lo largo de toda la historia, y que en medio de estas circunstancias está brillando más que nunca. Hoy reconocemos con orgullo el trabajo de transportadores de carga, conductores de servicio público, concesiones y trabajadores en las vías; que con su esfuerzo diario y compromiso permiten que Colombia se mantenga en movimiento y que nada falte en nuestros hogares.


Isla Coralina

Colombiano que se respete es consumidor ferviente de la papa, y yo soy el claro ejemplo de eso. Blanca, amarilla, frita o asada, son mis compañeras preferidas para sentarme con botella de vino en mano o ahogarme en un vaso de agua. Redondita quizás, rellenita sí, pero clara en mis amores culinarios.