El mundo en un par de mordiscos

“De la Habana viene un barco cargado de…” es una ronda infantil que revive el mejor escenario de la gastronomía en Colombia.

Desde nuestros fogones, hoy, no solo tenemos delicias locales, de nuestra plaza y nuestra cultura, sino que cada día nos vinculamos más rápido a un mestizaje gastronómico delicioso. Desde China hasta el Perú, pasando por lo más clásico de la cocina francesa, la oferta gastronómica es ¡bestial! Sabores, colores y culturas que nutren las cocinas y nos dan la posibilidad de morder el mundo.

Cada propuesta evidentemente tiene el top del top. ¡O qué me dicen de los arroces y otros demonios! Quizás los mejores son los chinos o los tailandeses, llenos de verduras, especias y unas que otras carnes salsuditas. Piénsenlo bien, ¿qué es lo primero que quisiera uno cuando, un domingo, la locha y la pijama no lo dejan cocinar?: arroz chino. Sin que tengamos una colonia asiática marcada en el país, los restaurantes chinos hacen su mejor apuesta con las innovaciones que llevan desde piña hasta algas. Pero además de los arroces tenemos una nueva corriente muy marcada, el ramen.

Fideos como los que comía Kung Fu Panda para ser ese súper héroe de los que provoca abrazar; son los mismos que ahora llegan con mucha fuerza a nuestras mesas. Deliciosa sopa sustanciosa y picante que, junto con huevo duro y fideos de arroz, hacen del plato una experiencia deliciosa.

Pero no solo de Asia nos llegan cosas; Perú sigue mandando fuertemente la parada. Cebiches, tiraditos, o un buen lomo saltado; es fácil de conseguir. Respetando los sabores y la esencia de esta cocina, la fusión peruana la conseguimos fácilmente en toda Colombia. Vecino, como dirían los peruanos… tenemos una oferta de choclo (maíz), mariscos; quinua, desde el cereal hasta ensaladas sofisticadas y chupes para chuparse los dedos.

Bueno, y de lo inevitable también hay que hablar. Para qué nos negamos una realidad: la comida “gringa” tiene sus delicias también. Hamburguesas, perros calientes y pizza, lo primero que se nos viene a la cabeza; pero más allá de esto, nuestra alacena se nutre fuertemente de productos que nos alegran la vida: chocolates, dulces, salsas y productos especiales hacen que de alguna forma nuestra relación con esta cocina se amplíe a macarrones con queso, asados y hasta helados.

Quizás lo que con más naturalidad asumimos y apropiamos fue de la cocina italiana. Pastas, milanesas, osobucos. Tomate y albahaca, olivas y panes hacen que cada uno de nosotros sueñe con la pasta ideal.

La oferta crece como la espuma y no solo en la gastronomía; en vinos y licores vemos el mismo fenómeno. Piense de qué lugar del mundo quiere algo particular y, como por arte de magia, usted en su mesa puede tenerlo.

La magia está en arriesgarse a mezclar, en comer con algo de conocimiento para no llevarse una sorpresa y en disfrutar la experiencia con todos los sentidos. Mezclar no es pecado, innovar es un gusto y pasar la hoja de país en país, los dejará conocer el mundo en un par de mordiscos.

Hoy quiero recomendar dos lugares donde la experiencia de comer, compartir y descubrir sabores fueron un grato momento que repetiré con todo el gusto del mundo.

Desayuno en el Hotel The Artisan D.C. (@theartisandchotel): Un buffet lleno de detalles que abren el apetito para empezar el día con una experiencia de panes, quesos, carnes frías y huevos increíbles. Pero el secreto mejor guardado de este hotel es su pequeña carta de desayunos que los llevará de Colombia al mundo en un instante. Los infaltables: Los pancakes de quinua y semillas de girasol con bananos flambeados con mascarpone fresco. Morí. Son esponjosos, lo suficientemente dulces para ser perfecto complemento con los bananos. Para los fans de lo colombiano, una changua muy cachaca pero en su punto; y para los fit, un exquisito omelette de claras con espinaca y espárragos, los cuales tengo que reconocer que el punto era crocante ¡Deliciosos!

Pero para los que definitivamente deciden apostar por otra experiencia en el Artisan, pásense y quédense en The Cooper Lounge Bar. Tragos de autor con mezclas muy particulares, comida para compartir muy gourmet donde encontrarán tapas, bocaditos de sanduches, y deliciosas ensaladas. Un ambiente único construido en un espacio 100% acogedor, donde usted se sentirá en el estudio de una casa con excelente música, que hace de su experiencia un placer.

#MadamePapita

@ChefGuaty para El Espectador. Enero 19, 2017. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s