Premios de la vida

Más lento de lo que me imaginaba, he ido volviendo a la calle. Siento algo de angustia por las filas, las señoras que hacen visita en el mercado y ni hablar de los señores que deciden quedarse horas en la terraza del restaurante de moda, sin tapabocas, con la excusa de “me estoy tomando alguito”. Sin juicio de valor, pero sí pidiéndoles un poquito de sensatez con el fundamento, pues ya comienza todo el mundo a repetir como lora mojada que viene el rebrote. Siento decirles que cuál rebrote. Gracias a Dios y en medio de nuestro desparpajo latino, nunca tuvimos imágenes de terror de personas fallecidas en las calles. Pero eso no quiere decir que no nos pueda pasar.

Pensémoslo bien. Viene Halloween, sigue Navidad. En Halloween espero, con todo el amor del mundo, que seamos capaces de contenernos y no salir a la calle disfrazados de pendejos perdiendo la cordura y el orden, para poder tener una Navidad mesurada, con menos fiestas, más amor y deliciosas cenas en compañía de quienes queremos. Nada está escrito, pero por sentido común la vida dice que diciembre será sin novenas de barrio, aunque con reuniones de amigos. ¡Comportémonos! Nos merecemos un diciembre un poco más libre de lo que tenemos hoy.

Por eso he decidido empezar a recoger premios de la vida. Esos pequeños planes, comidas y hasta tragos que de manera sencilla llegaron para llenarnos de dicha estos días de confinamiento voluntario. Fácil, fácil no va a ser, pero en medio de todo lo complejo que trae el encierro está bien comenzar a pensar cómo reactivamos la economía con la cercanía de las aplicaciones y los planes responsables, y sobre todo cómo nos cuidamos para cuidar exponencialmente al resto de personas que queremos.

El fin de semana pasado, por fin, Madame Papita volvió a cocinar para los amigos. No fue como antes; por el contrario, fue pequeño, especial y con un menú a la medida de los cinco gatos que nos juntamos. Cada uno con sus miedos, sus tapabocas, pero con una sonrisita liberadora de vernos en vivo y en directo y comer lo que queríamos. El cerdo siempre será la carne por excelencia de mis amigos, por tanto hubo chicharrones hechos en casa con la vieja técnica del bicarbonato, pero esta vez los hice en una maravillosa airfryer que aún no acaba de enamorarme. Seguimos con ensalada de lo que había en la huerta para la cosecha de ese día y unos deliciosos tomates perla que resultaron ser la sensación pues nos llevaron a todos a la época de las piquis en el colegio. Por último, y lo más importante, papas criollas vueltas puré (porque se me pasaron de tiempo, así que improvisé y triunfé) y unos deliciosos aguacates criollos que eran el complemento perfecto.

Cerveza, café, aromática de la matera de la cocina y de repente llegaron los reyes de la fiesta: helados de Socos (@heladossocos). Bocaditos del cielo que son mordiscos de helado y, aunque suenan raros, saben delicioso. La pandemia los llevó a reinventarse, dirían todos. Yo, por el contrario, pienso que abrieron la línea de negocio más exitosa que puedan tener, pues quién no se acuerda de los Chikos de Cream Helado, que hoy son Socos, 18 bocados de helado recubierto con chocolate crocante. Tengan la seguridad de que tenerlos en sus manos los hará reflexionar sobre el plan de tacañería o compañerismo, pues compartirlos se vuelve una decisión difícil de tomar. Menta, romero, rosa y jengibre fueron mis preferidos porque todos me llevaron a las casas de mis abuelas, a esos momentos donde solo hay risas y amores en mi memoria. Siguen los de yogurt, milo e higo porque eran sabores que conocía pero no fueron fáciles de ubicar. Y para los más tradicionales, no se pierdan los de chocolate, pistacho y coco. El único problema es que realmente una sola caja no es suficiente, lo complicado es compartirlos. La dicha de saber que es un proyecto que nació en pandemia tiene a más de uno enamorado, como yo.

Pequeños espacios y grandes premios que harán de la vida de aquí a diciembre una grata experiencia de convivencia en pro de la Navidad.

#MadamePapita

@ChefGuty para El Espectador. Octubre 8, 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s